Archive for mayo, 2014

MIÉRCOLES, 28 de mayo de 2014 (HealthDay News) — El antidepresivo venlafaxina es casi tan efectivo como la terapia de estrógeno para reducir los sofocos y los sudores nocturnos relacionados con la menopausia, según un nuevo estudio.

La terapia de estrógeno se considera el tratamiento “estándar por excelencia” para los sofocos y los sudores nocturnos, pero se usa con la dosis más baja que sea posible debido a los riesgos potenciales asociados con el tratamiento, según los investigadores. Estos riesgos incluyen los coágulos sanguíneos y un aumento del riesgo de algunos cánceres.

“Nuestros nuevos hallazgos aportan datos fundamentales para que los médicos y las mujeres tomen decisiones sobre el tratamiento de los sofocos y los sudores nocturnos. Nuestros datos muestran que los tratamientos farmacológicos iniciales hormonales y no hormonales se toleran bien y son efectivos para aliviar los síntomas”, afirmó la autora del estudio, la Dra. Hadine Joffe, directora del Programa de investigación sobre las hormonas y el envejecimiento de las mujeres del Hospital Brigham and Women’s de Boston, en un comunicado de prensa del hospital.

“Los sofocos y los sudores nocturnos… afectan hasta el 80 por ciento de las mujeres en la mediana edad y son los principales síntomas relacionados con la menopausia que llevan a las mujeres menopáusicas a buscar atención médica”, dijo Joffe.

El estudio contó con casi 350 mujeres que estaban entrando en la menopausia o habían pasado por la menopausia. Todas las mujeres tenían sofocos y sudores nocturnos. Se asignaron aleatoriamente a que tomaran una dosis oral baja del estrógeno estradiol, una dosis baja de clorhidrato de venlafaxina de liberación prolongada, o un placebo inactivo.

Después de 8 semanas, los sofocos y los sudores nocturnos se redujeron en casi un 53 por ciento en las mujeres que siguieron la terapia de estrógeno. En las mujeres que tomaron la venlafaxina, dichos síntomas se redujeron en casi un 48 por ciento. Casi el 29 por ciento de las que tomaron el placebo también experimentaron una mejora de sus síntomas.

En comparación con el placebo, la terapia de estrógeno redujo el número de sofocos o sudores nocturnos en un promedio de 2.3 por día. La venlafaxina redujo la cantidad de estos síntomas en 1.8 por día, según el estudio publicado en línea el 26 de mayo en la revista JAMA Internal Medicine.

El estudio, financiado por los Institutos Nacionales de la Salud de los EE. UU., es el primero que compara la terapia de estrógeno y un tratamiento no hormonal, y muestra que la venlafaxina ofrece una alternativa efectiva a la terapia hormonal.

Pero una experta abogó por más investigación sobre el hallazgo.

“Tal y como se esperaba, el estudio muestra que el estradiol es lo que más alivia, aunque la venlafaxina, un tratamiento no hormonal para los sofocos, también fue beneficiosa”, dijo la Dra. Nieca Goldberg, directora del Centro de Salud de las Mujeres Joan H. Tisch del Centro Médico Langone de la NYU en la ciudad de Nueva York. “Aunque sea un estudio pequeño, vale la pena hacer estudios de mayor tamaño”.
Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare
FUENTES: Nieca Goldberg, director, Joan H. Tisch Center for Women’s Health, NYU Langone Medical Center, New York City; Brigham and Women’s Hospital, news release, May 26, 2014

La enfermedad de Lyme es una infección bacteriana que se adquiere por la picadura de una garrapata infectada. El primer síntoma es, generalmente, un sarpullido que puede verse como una escarapela. A medida que la infección se disemina, usted puede sentir

Fiebre
Dolor de cabeza
Dolores musculares y articulares
Rigidez de cuello
Cansancio
La enfermedad de Lyme puede ser difícil de diagnosticar porque quizás no haya notado la picadura de la garrapata. Además, porque los síntomas se parecen a los de la gripe u otras enfermedades. En las etapas iniciales, los médicos observan los síntomas e historia clínica para descubrir si usted padece la enfermedad de Lyme. Los análisis de laboratorio pueden ayudar en esta etapa pero quizás no siempre den una respuesta clara. En etapas posteriores, una prueba de laboratorio puede confirmar si usted padece la enfermedad.

Los antibióticos pueden curar la mayoría de los casos de la enfermedad de Lyme. Cuanto antes comience el tratamiento, más rápida y completa será la recuperación.

Después del tratamiento, algunos pacientes pueden seguir sintiendo dolor muscular y articular y síntomas en los nervios. Esto se llama síndrome posterior a la enfermedad de Lyme. La administración de antibióticos a largo plazo no ha mostrado eficacia en el tratamiento del síndrome. Sin embargo, existen maneras de lidiar con los síntomas y la mayoría de los pacientes mejoran con el tiempo.

NIH: Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas

MARTES, 20 de mayo de 2014 (HealthDay News) — Casi el 80 por ciento de los médicos de los Estados Unidos han pasado de los expedientes de salud de papel a los electrónicos, muestra una nueva estadística del gobierno.

Para 2012, casi el 72 por ciento de los médicos habían realizado el cambio, en contraste con un poco por debajo del 35 por ciento en 2007, según el informe de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de los EE. UU. Desde entonces, el número de médicos que usan expedientes médicos electrónicos ha aumentado incluso más, añadió la investigadora principal, Esther Hing, estadística del Centro Nacional de Estadísticas de Salud de los EE. UU. de los CDC.

“En 2013, el 78 por ciento de los médicos usaban los sistemas de expedientes médicos electrónicos”, dijo Hing. “Estamos llegando a casi todos los médicos”.

Hing indicó que el progreso es en gran medida el resultado de los incentivos económicos del gobierno federal para ayudar a los médicos a que usen el expediente electrónico.

“Estos incentivos han tenido mucho que ver con el aumento en la adopción de estos sistemas”, indicó Hing.

No obstante, muchos médicos (aproximadamente el 40 por ciento) no están usando todo el potencial del sistema, señaló Hing. Una vez se instala el sistema, hay que pasar una curva de aprendizaje elevada antes de que los médicos y otros miembros del personal sean capaces de usarlo eficientemente, dijo.

Las funciones básicas del sistema mantienen un registro de los datos del paciente, las recetas y los resultados de las pruebas de laboratorio, explicó Hing. Con las características más avanzadas se pueden hacer gráficas de las pruebas de los pacientes y hacer un seguimiento de los cambios de la salud de los pacientes a lo largo del tiempo.

Hing indicó que el verdadero objetivo de estos sistemas es mejorar la atención médica del paciente. Pero todavía no se sabe si lo consiguen o no.

“Todavía estamos evaluando los resultados. Creemos que mejora la atención médica del paciente. Como anécdota, en ciertos ámbitos, se ha demostrado que estos sistemas han mejorado la salud al mejorar la coordinación de la atención médica, reducir los errores con los medicamentos y el uso excesivo de pruebas”, añadió Hing.

De los médicos que pasaron a usar los expedientes médicos electrónicos en 2012, el 39.6 por ciento usaban un sistema básico, frente al 11.8 por ciento en 2007, hallaron los investigadores. Y el 23.5 por ciento tenían un sistema completamente funcional, en comparación con el 3.8 por ciento en 2007, según los hallazgos publicados el 20 de mayo en la publicación National Health Statistics Reports de los CDC.

Hing también señaló que en 2007 las prácticas más grandes (de 11 médicos o más) tenían más probabilidades de tener un sistema de expedientes electrónicos (un poco más del 74 por ciento) que las más pequeñas (aproximadamente el 21 por ciento), pero al llegar al 2012 esa diferencia se había reducido.

Pero a medida que más médicos adoptaron los sistemas de expedientes electrónicos, la diferencia entre los que usaban las características básicas del sistema y los que se beneficiaban de todas las características del sistema se amplió desde un estimado de un 10 por ciento en 2007 a aproximadamente el 31 por ciento en 2012, indicó Hing.

Un experto se alegró por el aumento del uso de los expedientes médicos electrónicos.

“Finalmente la medicina está entrando en el siglo XXI”, dijo el Dr. David Blumenthal, presidente de Commonwealth Fund. “A pesar del hecho de que es difícil para muchos individuos (sobre todo los que tienen consultorios individuales, y los médicos y las enfermeras de mayor edad), a pesar de que es difícil para ellos y que los sistemas no son perfectos, estamos en camino hacia la era de la información en la medicina. Finalmente lo estamos consiguiendo”.

Blumenthal añadió que “no tengo la menor duda de que supondrá una mejora en la atención del paciente”.

Los médicos no son los únicos que están pasando a los expedientes médicos electrónicos. Un informe publicado por la Robert Wood Johnson Foundation el pasado mes de julio halló que la cantidad de hospitales con un sistema de expedientes médicos electrónicos se triplicó de 2010 a 2012, y más de 4 de cada 10 hospitales están equipados con la nueva tecnología para registrar la información médica.

Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare
FUENTES: Esther Hing, M.P.H., statistician, U.S. National Center for Health Statistics, U.S. Centers for Disease Control and Prevention; David Blumenthal, M.D., president, Commonwealth Fund; May 20, 2014, CDC’s National Health Statistics Reports, Trends in Electronic Health Record System Use Among Office-based Physicians: United States, 2007-2012

MIÉRCOLES, 21 de mayo de 2014 (HealthDay News) — Un programa para caminar en casa beneficia a las personas con una mala circulación sanguínea en las piernas, según un estudio reciente.

El estudio contó con pacientes de enfermedad arterial periférica (EAP), un estrechamiento de las arterias que puede provocar dolor de piernas y dificulta el andar. Las investigaciones anteriores han hallado que los programas de ejercicios supervisados pueden mejorar la capacidad de caminar y reducir los síntomas de EAP, pero este estudio es el primero que examina los efectos del régimen de ejercicios para realizar en el hogar.

Hubo 81 pacientes que participaron en un programa que les entrenó y animó a que caminaran en casa, y un grupo de control de 87 pacientes que solamente recibieron información general sobre la salud.

A los participantes del programa de caminar en casa les pidieron que intentaran caminar al menos 5 días a la semana, hasta 50 minutos al día. Si sentían dolor en las piernas, tenían que descansar hasta que volvieran a sentir que las piernas estaban bien de nuevo y entonces seguir caminando.

Después de un año, los pacientes que seguían el programa de caminar en casa mejoraron la distancia que recorrían caminando durante 6 minutos en aproximadamente unos 27 metros (de unos 355 a unos 382 metros), mientras la distancia que recorrieron los pacientes del grupo de control se redujo un poco, de unos 353 metros a un poco menos de 346 metros.

El estudio aparece en la edición del 21 de mayo de la revista Journal of the American Heart Association.

“El problema es que el ejercicio supervisado requiere muchas visitas a un centro de rehabilitación cardiaca o a otro tipo de instalaciones donde se haga ejercicio, y Medicare no lo cubre”, afirmó en un comunicado de prensa de la revista la autora del estudio, la Dra. Mary McGrae McDermott, profesora de medicina en la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad de Northwestern, en Chicago.

“Nuestros resultados deberían animar a los médicos a recomendar que se camine aunque los pacientes no tengan acceso a un programa de ejercicio supervisado”, añadió.

“Los resultados enfatizan la importancia de reconocer y tratar la EAP, una afección común que a menudo permanece sin diagnosticar y que puede amenazar la vida de la persona, en la medida en que restringe la circulación por las piernas, brazos, pies y riñones. Los pacientes que tienen la EAP también cuentan con un riesgo más alto de ataque cardiaco y accidente cerebrovascular”, dijo McDermott.

“No piense que los problemas para andar son algo normal del envejecimiento. Si siente dolor, debilidad, hormigueo en las piernas u otras dificultades al caminar, coméntelo con su médico y pregunte si es posible que tenga la EAP”, aconsejó.

Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare
FUENTE: Journal of the American Heart Association, news release, May 21, 2014

La fibromialgia es una condición que causa dolor en los músculos y cansancio. Las personas que sufren esta condición sienten “puntos sensibles” en el cuerpo. Estos puntos se encuentran en el cuello, hombros, espalda, cadera, brazos y piernas. Estos puntos duelen cuando se los presiona.

  • Dificultad para dormir
  • Rigidez en los músculos por la mañana
  • Dolores de cabeza
  • Períodos menstruales dolorosos
  • Adormecimiento de las manos y pies
  • Problemas con el pensamiento y la memoria, algunas veces llamados “lagunas”
  • Nadie conoce la causa de la fibromialgia. Cualquiera puede tenerla, pero es más común en las mujeres de mediana edad. Las personas con artritis reumatoide y otras enfermedades autoinmunes tienen mayores probabilidades de desarrollar fibromialgia. No existe una cura, pero las medicinas pueden ayudar a controlar los síntomas. Dormir suficiente, llevar una dieta saludable y hacer ejercicio también puede ayudar.

¿Qué es la fibromialgia?

Esenciales: hojas informativas de fácil lectura

La fibromialgia es un trastorno que causa dolores musculares y fatiga (cansancio). Las personas con fibromialgia tienen “puntos hipersensibles” en el cuerpo. Estos se encuentran en áreas como: el cuello, los hombros, la espalda, las caderas, los brazos y las piernas. Los puntos hipersensibles duelen al presionarlos.

Las personas que padecen de fibromialgia pueden también tener otros síntomas, tales como:

  • Dificultad para dormir
  • Rigidez por la mañana
  • Dolores de cabeza
  • Periodos menstruales dolorosos
  • Sensación de hormigueo o adormecimiento en las manos y los pies
  • Falta de memoria o dificultad para concentrarse (a estos lapsos de memoria a veces se les llama “fibroneblina”).
  • Se puede tener dos o más afecciones crónicas del dolor al mismo tiempo. Entre estas afecciones están el síndrome de fatiga crónica, la endometriosis, la fibromialgia, la enfermedad inflamatoria del intestino, la cistitis intersticial, la disfunción de la articulación temporomandibular y la vulvodinia. No se sabe si estos trastornos tienen una causa común.

¿Cuáles son las causas de la fibromialgia?

¿Quién padece de fibromialgia?

¿Cuál es el tratamiento para la fibromialgia?

¿Qué puedo hacer para tratar de sentirme mejor?

¿Qué investigaciones se están haciendo sobre la fibromialgia?

¿Cuáles son las causas de la fibromialgia?

Las causas de la fibromialgia son desconocidas. Ciertos factores pueden estar relacionados con este trastorno. La fibromialgia se ha relacionado con:

Acontecimientos estresantes o traumáticos, como accidentes automovilísticos

  • Lesiones recurrentes
  • Malestares o dolencias
  • Ciertas enfermedades.
  • La fibromialgia también puede ocurrir por sí sola.

Algunos científicos creen que el origen de la fibromialgia puede ser genético. Los genes pueden hacer que una persona tenga una fuerte reacción de dolor ante cosas que otras personas no consideran dolorosas.

¿Quién padece de fibromialgia?

Los científicos estiman que la fibromialgia afecta a 5 millones de personas de 18 años de edad o mayores en los Estados Unidos. Entre el 80 y 90 por ciento de las personas a las que les diagnostican fibromialgia son mujeres. Sin embargo, los hombres y los niños también pueden tener el trastorno. La mayoría de los casos se diagnostican a una edad madura.

La fibromialgia se diagnostica más frecuentemente en individuos que padecen ciertas enfermedades. Estas enfermedades incluyen:

Artritis reumatoide

Lupus eritematoso sistémico (comúnmente llamado lupus)

Espondilitis anquilosante (artritis espinal).

Las mujeres que tienen a un familiar con fibromialgia tienen mayor predisposición a padecer de fibromialgia también.

¿Cuál es el tratamiento para la fibromialgia?

La fibromialgia puede ser difícil de tratar. Es importante que consiga a un médico que está familiarizado con este trastorno y su tratamiento. Muchos médicos de cabecera, internistas generales o reumatólogos pueden tratar la fibromialgia. Los reumatólogos son médicos que se especializan en la artritis y otras condiciones que afectan las articulaciones o tejidos blandos.

El tratamiento para la fibromialgia a veces requiere que se trabaje en equipo. Este incluye a su médico, un fisioterapeuta y posiblemente otros proveedores de servicios de salud. Una clínica para el dolor o una clínica de reumatología pueden ser un buen lugar para obtener tratamiento.

¿Qué puedo hacer para tratar de sentirme mejor?

Hay muchas cosas que usted puede hacer para mejorar, incluyendo:

  • Tómese los medicamentos como le fueron recetados
  • Duerma lo suficiente
  • Haga ejercicio
  • Aliméntese bien
  • Haga los cambios necesarios en el trabajo.

¿Qué investigaciones se están haciendo sobre la fibromialgia?

El NIAMS patrocina investigaciones para ampliar el conocimiento sobre la fibromialgia y para mejorar el diagnóstico, tratamiento y prevención de este trastorno. Los investigadores están estudiando:

  • Por qué las personas con fibromialgia son más susceptibles al dolor
  • Tratamientos con medicamentos y con refuerzo de conducta
  • La existencia de un gen o genes que hacen que una persona esté más propensa a padecer de fibromialgia
  • El uso de radiografías, tales como resonancia magnética nuclear (MRI, por sus siglas en inglés) para entender mejor la fibromialgia
  • La inflamación en el cuerpo y su relación con la fibromialgia
  • Tratamientos sin medicamentos para ayudar a reducir el dolor
  • Métodos para mejorar el sueño en las personas con fibromialgia.

Para más información acerca de la fibromialgia y otras enfermedades relacionadas, comuníquese con el:

Centro Nacional de Distribución de Información del Instituto Nacional de Artritis

y Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel (NIAMS, por sus siglas en inglés)

Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés)

1 AMS Circle

Bethesda, MD 20892-0001

Teléfono: 301-495-4484
Llame gratis: 877-22-NIAMS (877-226-4267)
TTY: 301-565-2966
Fax: 301-718-6366
Correo electrónico: NIAMSinfo@mail.nih.gov
Sitio Web: http://www.niams.nih.gov

Para su información

En esta publicación hay información sobre medicamentos que se usan para tratar la fibromialgia. Hemos brindado la información más actualizada disponible al momento de la impresión. Es posible que desde entonces haya surgido más información sobre estos medicamentos.

Para obtener la información más actualizada o para hacer preguntas sobre cualquiera de los medicamentos que está tomando, llame gratis a la Administración de Drogas y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos al Administración de Drogas y Alimentos de los EE.UU.

Llame gratis: 888–INFO–FDA (888–463–6332)
Sitio Web: http://www.fda.gov

Si siente dolor y rigidez en su cuerpo o tiene problemas para moverse es posible que padezca de artritis. La mayoría de los tipos de artritis causan dolor e hinchazón en las articulaciones. Las articulaciones son los lugares donde se unen dos huesos, como el codo o la rodilla. Con el transcurso del tiempo, una articulación hinchada puede lesionarse gravemente. Algunos tipos de artritis también causan problemas en los órganos, como los ojos o la piel.

Un tipo de artritis, la osteoartritis, suele relacionarse con el envejecimiento o una lesión. Otros tipos se presentan cuando el sistema inmunológico, que normalmente protege al organismo contra las infecciones, ataca los propios tejidos. La artritis reumatoide es la forma más común de este tipo de artritis. La artritis reumatoide juvenil es una forma de la enfermedad que ocurre en los niños. La artritis infecciosa es una infección que se ha diseminado desde una parte del cuerpo hacia las articulaciones. La artritis psoriásica afecta a personas con psoriasis.

Consejos sobre la artritis 

“Artritis” no es solamente una palabra que usan los médicos cuando hablan de articulaciones dolorosas o entumecidas. De hecho, existen muchas clases de artritis, cada una tiene diferentes síntomas y tratamientos. La mayoría de estos tipos son crónicas. Esto significa que pueden durar un largo periodo de tiempo.

La artritis puede atacar las articulaciones de casi cualquier parte del cuerpo. Algunos tipos o formas de artritis, causan cambios que usted puede ver y sentir como inflamación, calor, y enrojecimiento en las articulaciones. En algunos tipos, a pesar de que el dolor y la inflamación duran un corto periodo de tiempo, la artritis puede llegar a ser muy dañina. Otros tipos causan síntomas menos problemáticos, pero aun así, dañan lentamente las articulaciones.

Tipos comunes de artritis

La artritis es una de las enfermedades más comunes en el país. Millones de adultos y la mitad de las personas mayores de 65 años de edad sufren de molestias causadas por esta enfermedad. Los adultos mayores son los que padecen más a menudo de osteoartritis, artritis reumatoidea o gota.

Osteoartritis (OA por sus siglas en inglés). Es el tipo de artritis más común entre los adultos mayores. La osteoartritis empieza cuando los cartílagos comienzan a rasgarse y desgastarse. El cartílago es un tejido que amortigua los huesos en las articulaciones. En los casos más graves todo el cartílago en la articulación se desgasta, dejando que los huesos se rocen entre sí. Es más probable que se tenga en las manos, el cuello, la espalda, o en las articulaciones que soportan el peso del cuerpo tales como las rodillas y las caderas.

Los síntomas de la osteoartritis pueden comprender desde el entumecimiento y dolor moderado que viene y se va cuando se realizan actividades como caminar, encorvarse o agacharse; hasta un severo dolor de las articulaciones que permanece aún cuando se descansa o trata de dormir. Algunas veces, la osteoartritis causa que las articulaciones se sientan duras cuando usted no las ha movido por un tiempo, como después de estar sentado en un carro por un largo rato, pero el endurecimiento desaparece cuando usted mueve la articulación. Con el tiempo la osteoartritis también puede causar problemas para mover las articulaciones y algunas veces se es afectado con incapacidad en la espalda, las rodillas y las caderas.

¿Qué causa la osteoartritis? El envejecer es lo que más frecuentemente pone a las personas con riesgo de contraer osteoartritis. Pero también los científicos piensan que la causa depende mucho de la parte del cuerpo que esté involucrada. Por ejemplo, la osteoartritis en las manos o en la cadera puede ser hereditaria. La osteoartritis de las rodillas se vincula con el sobrepeso. Las lesiones o el uso en exceso pueden ser la causa de la osteoartritis en las articulaciones de las rodillas, caderas o manos.

Artritis Reumatoidea (RA por sus siglas en inglés). Es una enfermedad con inmunodeficiencia. En términos de artritis reumatoidea, significa que nuestro propio cuerpo ataca los tejidos de una articulación de la misma forma como si tratara de protegernos de una herida o una enfermedad. Por ejemplo, si a usted se le clavara una astilla en un dedo, este se inflamaría, se pondría rojo, se hincharía y causaría dolor. La artritis reumadoidea provoca inflamación en las articulaciones. Esta inflamación causa dolor, hinchamiento, y entumecimiento que puede durar por horas. A menudo, puede darse en varias articulaciones a la vez. Talvez no le pueda ser posible mover la articulación. Las personas que sufren de artritis reumatoidea a menudo no se sienten bien. Talvez se sientan cansados o les de fiebre. A la gente se le puede desarrollar artritis reumatoidea a cualquier edad y es más común entre las mujeres.

La artritis reumatoidea puede atacar cualquier articulación de nuestro cuerpo incluyendo las de los dedos, la muñeca, los hombros, los codos, las caderas, las rodillas, los tobillos, los pies y el cuello. Si usted tuviera artritis reumatoidea en una articulación de un lado de su cuerpo, es muy probable que la tenga en la misma articulación del otro lado de su cuerpo. La artritis reumatoidea no destruye las articulaciones solamente. Puede también atacar órganos como el corazón, los músculos, los vasos sanguíneos, el sistema nervioso y los ojos.

La Gota es una de las formas más dolorosas de artritis. Un ataque de gota puede comenzar cuando cristales de ácido úrico se forman en los ligamentos y/o cavidades de la articulación. Estos depósitos producen inflamación, enrojecimiento, calor, dolor y rigidez en las articulaciones. Los ataques de gota usualmente se presentan después de consumir alimentos como mariscos, hígado, granos, semillas, anchoas (boquerones) o salsas. El consumo de alcohol, el sobrepeso y el estar tomando cierto tipo de medicamentos, también podrían empeorar la gota. En los adultos mayores algunos medicamentos para la presión alta pueden también incrementar la posibilidad de un ataque de gota.

La gota es muy a menudo un problema del dedo gordo del pie, pero puede también afectar otras de sus articulaciones, incluyendo los tobillos, los codos, las rodillas, la muñeca, las manos y los otros dedos del pie. La inflamación podría causar que la piel se estire y apriete alrededor de la articulación haciendo que esta área se ponga roja o morada y a la vez muy sensible. Su médico probablemente le sugiera hacerse exámenes de sangre y rayos X. Él o ella probablemente tomen también muestras del fluido de la articulación en el momento en que se está teniendo un ataque.

Otras formas de artritis incluyen la artritis psoriásica (en personas con la enfermedad de la piel psoriásis), la espondilitis anquilosante (la cual afecta generalmente la espina dorsal), artritis reactiva (ocurre como reacción a otra enfermedad en el cuerpo) y la artritis en la articulación temporomandibular (donde la quijada se une al cráneo).

Señales de alarma

Usted puede estar padeciendo una forma de artritis si presenta los siguientes síntomas:

  • Dolor incesante en las articulaciones.
  • Articulaciones inflamadas.
  • Articulaciones endurecidas, o entumecidas.
  • Sensibilidad o dolor al tocar una articulación.
  • Problemas al usar o mover una articulación normalmente.
  • Calor y enrojecimiento de una articulación.
  • Si alguno de estos síntomas persiste por más de 2 semanas, consulte con su médico de cabecera o reumatólogo. Si usted tiene fiebre, si se siente enfermo físicamente, si repentinamente tiene inflamación en una articulación, o tiene problemas al usar una articulación, consulte a su médico cuanto antes. Su proveedor de asistencia médica le hará preguntas acerca de sus síntomas y le practicará un examen. Él o ella tal vez le hagan un examen de rayos X o de laboratorio antes de prescribirle un tratamiento médico.

Tratamientos para la artritis

Cada clase de artritis es tratada de manera diferente, pero hay ciertos tratamientos comunes que se pueden poner en práctica. El descanso, el ejercicio, una alimentación saludable, una dieta balanceada, y el conocer la forma correcta de usar y proteger las articulaciones, son la clave para poder sobrellevar cualquier tipo de artritis. El uso de zapatos adecuados y un bastón podrían ayudar a sobrellevar el dolor en los pies, las rodillas y las caderas al caminar. También existen aparatos que le pueden ayudar a abrir jarras y botellas, o para abrir los cerrojos de las puertas de su casa con mayor facilidad.

Además, existen ciertos medicamentos que pueden ayudarle a controlar el dolor y la inflamación. Acetaminophen puede sin ningún riesgo calmar el dolor de la artritis. Algunas drogas anti inflamatorias sin esteroides (NSAID por sus siglas en inglés) como el ibuprofen y naproxen, se pueden comprar sin una receta médica. Otras clases de NSAID tienen que ser recetados por un médico. Sin embargo en el 2005, la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) advirtió a la población acerca de los posibles efectos secundarios de algunos de los NSAID, incluyendo ambos tipos, ya sea que se vendan con o sin receta médica. Para informarse, lea las advertencias en la etiqueta del envase o la información que viene adjunta con el medicamento. Hable con su doctor acerca de que si usted pudiera, y como debiera tomar acetaminofén o NSAID para el dolor de la artritis. También puede consultar con la FDA para obtener cualquier información acerca de estos medicamentos.

Algunos tratamientos son específicos para cada tipo de artritis.

La Osteoartritis. Ciertas medicinas pueden ayudarle a controlar el dolor de la osteoartritis. El descanso y el ejercicio le ayudarán a mover sus articulaciones con mayor facilidad. Mantener un peso adecuado y bajo es una muy buena idea.. Si el dolor de la osteoartritis en una rodilla es muy fuerte, es posible que su doctor le tenga que aplicar inyecciones para el dolor. Esto le ayudará a poder mover la rodilla y para poder estar y continuar sin dolor. Algunas personas se practican una cirugía para reparar o reemplazar las articulaciones que están afectadas.

Artritis Reumatoidea. Con un tratamiento se reduce el dolor y la inflamación de la artritis reumatoidea y hasta es posible detener o reducir el daño producido en las articulaciones. Usted encontrará que se moverá más fácilmente, y se sentirá mucho mejor. Además de los medicamentos para el dolor y los anti-inflamatorios, es posible que su médico le sugiera tomar medicamentos antirreumáticos, llamados Medicamentos Antirreumáticos Modificadores de la Enfermedad (DMARD, por sus siglas en inglés). Este tipo de medicamento pueden disminuir el avance dañino de la enfermedad. Los medicamentos como la prednisona, también conocida como corticosteroides, pueden disminuir la inflamación mientras los DMARD comienzan a hacer efecto. Otro tipo de medicina, los modificadores de respuesta biológica, bloquean el daño hecho por el sistema inmunológico. Estas medicinas ayudan a las personas que sufren de artritis reumatoidea media o moderada, cuando otros tipos de tratamientos no han funcionado.

La Gota. Si usted ha tenido un ataque de gota, hable con su médico para definir porque razones lo tuvo, y como prevenir futuros ataques. El tratamiento más común para un ataque agudo de gota recomienda el uso de NSAID o corticosteroids como el prednisone. Estos medicamentos reducen la inflamación, de manera que usted probablemente, se empiece a sentir bien después de unas horas de haber iniciado el tratamiento. El ataque se desvanece completamente al término de unos días. Si usted ya ha sufrido varios ataques, su doctor puede recetarle medicamentos para prevenir que estos vuelvan a ocurrir en el futuro.

El ejercicio puede ayudar

Además de tomar los medicamentos apropiados y darle el descanso necesario a las articulaciones, el ejercicio es una buena manera de permanecer en forma, mantener los músculos fuertes y controlar los síntomas de la artritis. El ejercicio diario, tal como el caminar o nadar ayuda a mantener en movimiento las articulaciones, reduce el dolor y fortalece los músculos que están alrededor de la articulación.

Estos tres tipos de ejercicios son los mejores si usted padece de artritis:

Ejercicio de movimientos amplios, como el baile; alivia la rigidez, lo mantiene flexible, y le ayuda a mantener las articulaciones en movimiento.

Ejercicios de fortalecimiento, como el entrenamiento con pesas; le ayuda a mantener y desarrollar fuerza muscular. Cuando los músculos están fuertes estos apoyan y protegen sus articulaciones.

Aeróbicos y ejercicios de resistencia, como el manejar una bicicleta; hacen a su corazón y arterias más saludables, le ayudan a no ganar peso, y mejoran el funcionamiento general del cuerpo. Los ejercicios aeróbicos podrían también disminuir la inflamación en algunas articulaciones.

El Instituto Nacional Sobre el Envejecimiento (NIA, por sus siglas en inglés) tiene un folleto gratis, que le enseña cómo comenzar y mantener un programa de ejercicios sin riesgo y un video de ejercicios de 48 minutos de duración (tanto el folleto como el video vienen en inglés). Para obtener más información, lea la última página de este folleto. Antes de comenzar a hacer cualquier ejercicio hable con su médico o proveedor de asistencia de salud.

Otras cosas que pueden ayudar

Además de hacer ejercicio y controlar el sobrepeso, hay otras formas de aliviar el dolor alrededor de las articulaciones. Probablemente sienta un poco de alivio al aplicarse calor o frío, dándose baños de agua tibia, o al nadar en una piscina de agua caliente.

Su médico tal vez le recomiende hacerse una cirugía si el daño en las articulaciones le produce incapacidad física o cuando otros tratamientos no están logrando aliviar el dolor. Los cirujanos también pueden reparar o reemplazar articulaciones con articulaciones artificiales. Las operaciones donde los cirujanos reemplazan las caderas y rodillas son muy comunes.

Remedios de efectividad no comprobada

Muchas personas con artritis prueban remedios que no han sido analizados y cuya efectividad no ha sido comprobada. Algunos de estos, como el veneno de culebra, son dañinos. Otros, como el uso de las pulseras de cobre, no producen ningún daño, pero su efectividad no ha sido comprobada.

¿Cómo se sabe si un remedio es de efectividad no comprobada?

  • El medicamento se anuncia como una loción o una crema que sirve para todo tipo de artritis y otras enfermedades.
  • Las conclusiones científicas provienen únicamente de un solo estudio de investigación.
  • La etiqueta no tiene instrucciones sobre el uso apropiado y no incluye advertencias sobre efectos secundarios.
  • Futuras áreas de investigación
  • Estudios recientes sugieren que la acupuntura china podría aliviar el dolor de la osteoartritis en algunas personas. Otros estudios han utilizado suplementos dietéticos como la glucosamina y la condroitina, e investigaciones actuales han demostrado que estos dos suplementos podrían reducir el dolor de la osteoartritis. Científicos están estudiando tratamientos alternos, tales como el de estos dos suplementos, para definir como es que funcionan, y si es que previenen que los cambios en las articulaciones producidos por la artritis empeoren. Se requiere de más investigación e información para tener seguridad al respecto.

Hable con su médico

Es muy importante saber que el dolor y la artritis no son parte normal del envejecimiento. Usted y su doctor pueden trabajar juntos para aliviar sin ningún riesgo el dolor y la rigidez que le pueda estar molestando, y así prevenir un daño más serio a las articulaciones.

Para mayor información

Fuentes de información sobre la artritis:

National Center for Complementary and Alternative Medicine

(Centro Nacional para la Medicina Complementaria y Alternativa)

NCCAM Clearinghouse
P.O. Box 7923
Gaithersburg, MD 20898
888-644-6226 (línea gratuita)
866-464-3615 (TTY/línea gratuita)
www.nccam.nih.gov (en inglés)

National Institute of Arthritis and Musculoskeletal and Skin Diseases

(Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades Musculoesqueléticas
y de la Piel)

NIAMS Information Clearinghouse
1 AMS Circle
Bethesda, MD 20892-3675
877-22-NIAMS
877-226-4267 (línea gratuita)
301-565-2966 (TTY)
www.niams.nih.gov (en inglés)

American College of Rheumatology/Association of Rheumatology Health Professionals

(Colegio Americano de Reumatología/Asociación Americana de Profesionales de la Salud en Reumatología)
1800 Century Place

Suite 250
Atlanta, GA 30345-4300
404-633-3777
www.rheumatology.org (en inglés)

Arthritis Foundation

(Fundación para la Artritis)

P.O. Box 7669
Atlanta, GA 30357-0669
800-568-4045 (línea gratuita)
Consulte el directorio telefónico para la oficina local.
www.arthritis.org/Espanol

Para obtener el libro o el video del NIA, o para obtener más información acerca de la salud y el envejecimiento, llame o escriba a:

National Institute on Aging Information Center
(Centro de Información del Instituto Nacional sobre el Envejecimiento)

P.O. Box 8057
Gaithersburg, MD 20898-8057
800-222-2225 (línea gratuita)
800-222-4225 (TTY/línea gratuita)
www.nia.nih.gov

Si padece anemia, es debido a que su sangre no está transportando suficiente oxígeno al resto de su cuerpo. La causa más común de anemia es no tener suficiente hierro. El cuerpo necesita este mineral para producir hemoglobina. La hemoglobina es una proteína rica en hierro que da a la sangre su color rojo y transporta oxígeno desde los pulmones al resto del cuerpo.

Las tres causas principales de anemia son: pérdida de sangre, no producir glóbulos rojos y destrucción de estos a gran velocidad.

Los problemas médicos que pueden causar anemia pueden ser:

  • Períodos menstruales muy abundantes
  • Embarazo
  • Ulceras
  • Pólipos en el colon o cáncer del colon
  • Trastornos hereditarios
  • Una dieta que no contiene suficiente hierro, ácido fólico o vitamina B 12
  • Algunos trastornos, tales como anemia falciforme, talasemia o cáncer
  • Anemia aplásica, una condición que puede ser hereditaria o adquirida
  • Deficiencia de glucosa -6- fosfato-deshidrogenasa
  • La anemia puede hacerlo sentirse débil, tener frío, estar mareado e irritable. También puede sentir dificultad para respirar o dolores de cabeza.

El doctor diagnosticará la enfermedad a través de un examen físico y de sangre. El tratamiento depende del tipo de anemia que usted tenga.

NIH: Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre

Cura para el alcoholismo

El Selincro es una cura para el alcoholismo inventada por farmacéuticos de la empresa danesa Lundbec y aprobado por la Agencia Europea de Medicamentos que salió a la venta en 2013 en las farmacias europeas. El principio de acción del fármaco es simple: unas pastillas que reducen la sensación de euforia después del alcohol en el paciente, disminuyendo su deseo de beber. El fármaco también resultó eficaz en el tratamiento de la adicción a los opioides.

Texto completo en: http://actualidad.rt.com/ciencias/view/100163-avances-fantasticos-medicina-saltos-mayores

Obtención de células madre

En 2007 genetistas japoneses encabezados por el profesor Shinya Yamanaka, de la Universidad de Kioto, obtuvieron células madre a partir de células de piel humana. Con ayuda de un virus, los investigadores integraron en el ADN de la piel las proteínas que regulan la actividad de los genes y determinan el cambio de tipo de célula. Como resultado de la modificación genética obtuvieron las células madre.

Texto completo en: http://actualidad.rt.com/ciencias/view/100163-avances-fantasticos-medicina-saltos-mayores

Primera vacuna contra el Parkinson

Hasta 2012 se consideraba que la enfermedad de Parkinson carecía de tratamiento. Sin embargo, el año pasado la empresa austriaca Affiris AG probó la vacuna PD01A, no para aliviar los síntomas como antes, sino a curar la enfermedad. El fármaco obliga al organismo a destruir la proteína tóxica alfa-sinucleína que se acumula en el cerebro y que causa la muerte del sistema nervioso.

Texto completo en: http://actualidad.rt.com/ciencias/view/100163-avances-fantasticos-medicina-saltos-mayores